Este corto nos muestra la importancia de saber conservar nuestra propia individualidad, de ser los capitanes de nuestras vidas y no dejar que nadie nos quite ese papel, que solamente nosotros podemos asumir.

Por otro lado, también nos enseña que esto es compatible con compartir nuestro mundo con aquellas personas que quieran caminar a nuestro lado, ofrecernos una parte de ellos y aceptar la que nosotros les queramos regalar, teniendo presente siempre que cada uno será el protagonista de su propio cuento.

Anuncios