Tú eres tú

Terminamos el fin de semana con esta interesante cita de Fritz Perls.

¿Cuántas veces hemos intentado cambiar por complacer al otro? o ¿Cuántas veces hemos tratado de que el otro cambie para amoldarse a la idílica imagen que de él/ella habíamos creado en nuestra mente? ¿Ha funcionado realmente alguna vez? Da que pensar…

Tanto si pretendemos renunciar a una parte de nuestra esencia por agradar a otra persona, como si lo que queremos es que ella renuncie a una parte de su ser, entonces, ¿a quién estamos queriendo? y ¿A quién deseamos que quieran? Conviene plantearse esta cuestión de vez en cuando.

¿Quiere decir todo esto que no debemos cambiar cuando decidimos compartir nuestra vida, de manera que sea, con otra persona? Por supuesto que no. El error viene de la renuncia a una parte esencial de nuestro ser, puede ser el más mínimo detalle, pero es algo que nos define como únicos en el mundo. Si la persona que llega a nuestra vida lo hace para ayudarnos a sacar la mejor versión de nosotros mismos, esa que ni siquiera nosotros conocíamos, esa que permanecía oculta en un cajoncito que no nos decidíamos a abrir, bienvenida sea.

Cuando se quiere a alguien, se le quiere como un todo, con sus luces y sus sombras, en sus días grises y en sus días de colores, como realmente es.

Tú eres tú y yo soy yo, y quizás juntos descubramos quienes verdaderamente somos. Quién sabe.

Anuncios