mandalas1

 ¿QUÉ SON LOS MANDALAS?

La palabra mandala proviene del sánscrito y significa “círculo sagrado” o “círculo mágico“. Simboliza la totalidad, la unión, la integración, el absoluto. Representa también la creación, el cosmos y la vida, ya que gran parte de los elementos que nos rodean, desde el sol, la luna o los planetas hasta las mismas células poseen una forma circular.

Se trata de figuras circulares que parten de un centro y se distribuyen de forma geométrica hacia la periferia, dando lugar a figuras equilibradas y de gran belleza.

¿QUÉ SIMBOLOGÍA ESCONDEN A NIVEL PSICOLÓGICO?

El psicólogo y psiquiatra suizo Carl Gustav Jung investigó durante muchos años sobre el símbolo del mandala y llegó a la conclusión de que se trata de una imagen o representación arquetípica de la totalidad del alma humana. Como símbolo transformador de la energía psíquica, el mandala es una representación del arquetipo de “Sí-mismo“, el anhelo de unidad, que permanece vivo en la psique humana desde el principio de los tiempos. Así, el mandala permite entrar en contacto con el proceso de individuación o integración de todos los aspectos de la personalidad, y suelaboración y colorado remite, de forma inconsciente, al contacto con esta resonancia arquetípica.

¿QUÉ BENEFICIOS NOS OFRECEN A NIVEL TERAPÉUTICO?

El arte de crear y pintar mandalas se originó en la india con la finalidad de alcanzar un elevado grado de concentración y relajación trazando y coloreando las distintas partes de la figura geométrica.

Actualmente, la terapia con mandalas se ha extendido ampliamente a occidente y resulta especialmente atractiva por su vertiente artística y creativa. La base terapéutica del dibujo de mandalas se centra en su capacidad para inducir un estado de relajación cuerpo-mentesemejante a que se alcanza a través de la meditación profunda, con sus consiguientes beneficios. De hecho, la simple contemplación de estas figuras, sin necesidad de participación activa en su elaboración, ya produce estados de relajación.

En definitiva, la función terapéutica de los mandalas actúa a nivel físico, psíquico y espiritual, y tiene como objetivo que la persona encuentre su equilibrio, su centro, y se sumerja en un estado de paz y sosiego.

¿QUÉ SIGNIFICADO TIENEN SUS COLORES?

Los mandalas pueden actuar equilibrando los chakras por medio de los colores.

Si bien un mandala siempre será positivo con independencia de sus colores, conociendo el significado de cada uno de ellos es posible escogerlos en función del aspecto que se desee trabajar.

Rojo, Primer Chakra. Es el color del amor, la pasión, la sensualidad, la fuerza, resistencia, independencia, conquista, impulsividad, ira, y odio. Impulsa la fuerza vital a todo el cuerpo. Incrementa la confianza y seguridad en si mismo, permite controlar la agresividad y evitar querer dominar a los demás. En el aspecto físico proyecta energía la parte inferior del cuerpo, suministra fuerza a los órganos reproductores. Esencia de supervivencia.

Naranja, Segundo Chakra. Energía, optimismo, ambición, actividad, valor, confianza en sí mismo, afán de prestigio, frivolidad. fomenta la tolerancia para socializar y proyectarse con toda la gente. Incrementa la autoestima, ayuda a enfrentar todos los retos para la evolución de la persona. Enseña a utilizar los éxitos o fracasos como experiencias y aprendizajes. Propicia energía positiva para llevar a cabo los proyectos o las metas. En el aspecto físico proyecta energía al intestino delgado y colon, todos los procesos metabólicos y los ganglios linfáticos inferiores.

Amarillo, Tercer Chakra. Es la luz, el sol, alegría entendimiento, liberación, crecimiento, sabiduría, fantasía, anhelo de libertad, envidia, superficialidad. Ayuda liberar los miedos internos. Permite manejar con balance el ego, las desilusiones, todo lo que afecta emocionalmente. Ayuda a canalizar mejor la intelectualidad. En el aspecto físico proyecta energía al aparato digestivo, hígado, vesícula, páncreas, bazo,y riñones.

Verde, Cuarto Chakra. Equilibrio, crecimiento, esperanza, perseverancia, voluntad, curación, integridad, bienestar, tenacidad, prestigio. Falta de sinceridad, ambición, poder. Proyecta tranquilidad y balance en lo sentimental. Permite expresar los sentimientos más libremente. Expande el amor interno hacia uno mismo y los demás. Ayuda a liberarse del apego a las posesiones o las falsas excusas. Es el filtro del equilibrio en todo el cuerpo. Ayuda a controlar el sentido de posesión y los celos. En el aspecto físico, proyecta energía vital al sistema circulatorio, cardiovascular, corazón.

Azul, Quinto Chakra. Calma, paz, serenidad, seguridad, aburrimiento, paralización ingenuidad, vacío. Ayuda a exteriorizar lo que se lleva por dentro, permitiendo evolucionar a medida que se van dando cambios en la vida de la persona. Evita la frustración y la resistencia para comunicarse la gente, permite tener tolerancia a los pensamientos de los demás. En el aspecto físico proyecta energía a los pulmones, garganta, traquea, ganglios linfáticos superiores y ayuda a evitar las alérgicas y padecimientos de la piel.

Indigo, Sexto Chakra. Ayuda a comunicarse con el ser interno, abriendo la intuición. Permite aprender a dejar fluir los mensajes del cerebro, conectando directamente a la inteligencia de la conciencia cósmica. Fomenta el control mental y expande los canales de recepción para percibir la verdad en cualquier cosa o nivel de vida. Estimula la confianza en ser guiado por su propio sentido interior. En el aspecto físico, proyecta energía vital al cerebro, sistema nervioso, sistema muscular y óseo.

Violeta, Séptimo Chakra. Mística, magia, espiritualidad, transformación, inspiración. Pena, renuncia, melancolía. Proyecta el contacto del espíritu con la conciencia profunda del cosmos. Expande al poder creativo desde cualquier ángulo, música, pintura, poesía, arte, permitiendo a la persona expresar su visión de la realidad y su contacto con la fuente primordial, el creador del universo. Ayuda a no ser extremista o absolutista, con el fin de expanderse explorando las dimensiones de la imaginación y el conocimiento.

Rosa. Amistad, sociabilidad, comunicación, imaginación, humor, encanto, egoísmo, necesidad de reconocimiento. Envía estímulos de equilibrio total en todos los niveles. Amor universal, bondad. Paz interna, autovaloración. Equilibra las emociones, ayuda a liberar los resentimientos, el enojo, la culpa, los celos.

Anuncios