Este vídeo es un claro ejemplo del infinito potencial humano que se encuentra dentro de todos y cada uno de nosotros. La metáfora de la barra de jabón que podemos esculpir a voluntad es muy representativa de ello. Somos los escultores de nuestro propio yo, los artistas de la obra de arte que somos desde el momento en que llegamos al mundo.

La materia la tenemos, las posibilidades son infinitas. Los límites los ponemos nosotros.

Anuncios