No soy un producto de mis circunstancias,

Muchas veces nos lamentamos de la situación que nos ha tocado vivir, de las condiciones desfavorables en las que nos encontramos y de lo injusto que es que tengamos que pasar por tal sufrimiento. Este tipo de actitud en ocasiones lo único que hace es paralizarnos e impedir que nos demos cuenta de que, si bien hay circunstancias que no podemos cambiar, sí que está en nuestra mano decidir cómo afrontarlas. Está en nuestra mano tomar la decisión de quedarnos con aquello y aquellos que nos ayudan a crecer y cerrar la puerta a lo que nos estanca.

Nunca somos meras víctimas de las circunstancias, somo actores y protagonistas de nuestra historia y, a través de nuestras decisiones, tanto las acertadas como las que aparentemente pueden parecer un error, construimos nuestro mundo, nuestro viaje y a nosotros mismos. Por eso es tan importante que nuestras decisiones sean solo nuestras.

Anuncios