Tú eres como este anillo

A veces sufrimos al sentir que alguien no nos aprecia como nos merecemos. Nos preguntamos por qué, qué ha fallado, qué hemos hecho mal para que no nos quieran, no nos valoren o no nos traten como nos gustaría.

No todo el mundo va a saber apreciarnos en nuestra justa medida, y esto nos servirá para valorar qué personas queremos en nuestra vida y cuáles preferimos que no coincidan en nuestro camino. En lugar de tomarnos los desprecios como atentados contra nuestra valía personal y dejar que menoscaben nuestra autoestima, es preferible que los consideremos como una ayuda para seleccionar mejor a nuestros compañeros de viaje. Arrastrarse nunca es la opción, y mover montañas por alguien que no movería por ti ni una piedrecita no hace más que aumentar nuestro dolor.

Sé consciente de tus valores y abre la puerta a aquellos que sepan respetarlos. Tú eres tu prioridad.

Anuncios