COLOURBOX3041966--644x362

Comunicar a los hijos la decisión de separarse no es tarea fácil. Sin embargo, aunque no existen fórmulas mágicas que liberen este proceso de todo sufrimiento, sí que hay algunos aspectos a tener en cuenta para minimizar el impacto psicológico en los niños:

  • Presentar la ruptura como una decisión conjunta. Manifestar decisiones dispares con respecto a la separación no hace más que entorpecer y perjudicar el ajuste emocional de los niños a la nueva situación.
  • Que las explicaciones sean generales y no se recurra a dar grandes detalles del porqué de la ruptura.
  • Hacer hincapié en que ellos no tienen ninguna culpa sobre la separación de sus padres.
  • Dejar claro que es una decisión íntegramente de los padres y que ellos no pueden hacer nada para cambiar la situación.
  • Dar información de cuál será la situación a partir de ahora para ellos, con quién van a vivir y los cambios que afectarán a sus rutinas diarias.
  • No dramatizar la situación o tener comportamientos victimistas.
  • Dejar claro que no existe un padre bueno y otro malo.
  • Nunca mentir acerca de la realidad de la separación.
  • Aclararle al niño que lo que deja de existir es el vínculo de pareja, pero que jamás desaparecerá el vínculo padre-hijo.
  • Reconducir la situación de la forma más calmada posible en caso de perder los papeles en algún momento.
  • Favorecer un clima de apertura a la hora de que los hijos expresen lo que sienten y piensan, y respetar en caso de que prefiera no hablar en ese momento.
  • Responder a las posibles preguntas de los niños desde la sensatez y el sentido común.
Anuncios