Este corto muestra distintos modos de comunicación y gestión de conflictos. Es un claro ejemplo de la importancia de respetar a los demás y hacerse respetar uno mismo.

Una divertida oportunidad para introducir la asertividad a los más pequeños de la casa.