Buscar

Paseando por la Mente

Psicología, Educación y Desarrollo Personal

Etiqueta

Psicología

El sí mismo es algo que uno crea

A menudo las personas dicen que no se

A menudo decimos que estamos intentando encontrarnos a nosotros mismos, que nos sentimos perdidos, que no terminamos de encontrarle sentido a las cosas, a nuestro mundo, a nuestra vida. Parece que tenga que llegar un día en el que, de repente, todo encaje y adquiera el significado que tanto tiempo habíamos estado buscando.

Sin embargo, no nos damos cuenta que en nosotros está la capacidad de transformar, de convertir y de crear aquello que creemos perdido, pero que simplemente todavía no hemos decidido construir.

No esperemos a encontrar por casualidad la obra de la cual somos autores y protagonistas.

Como dice Thomas Szasz, “El sí mismo no es algo que uno encuentra, sino algo que uno crea”. Tú decides.

 

Soy aquello en lo que elijo convertirme

No soy lo que me ha pasado,

Muchas veces llegamos a pensar que, de alguna manera, estamos condenados por nuestro pasado, por nuestras experiencias desafortunadas, nuestros errores, por aquello que hicimos o que no hicimos… Llegamos a creer que inevitablemente este patrón nos perseguirá siempre, repitiéndose de forma cíclica hasta el fin de nuestros días.

Sin embargo, tal y como afirma Jung, no somos lo que nos ha pasado, sino aquello en lo que elegimos convertirnos. No podemos borrar las vivencias que hemos experimentado, pero sí construir las que deseamos experimentar. De absolutamente todo podemos extraer algún aprendizaje que nos ayudará a tener más claro el camino que queremos recorrer, y el que no queremos para nosotros.

Toda parada en nuestro viaje tiene un sentido, un papel determinado, que es posible que no comprendamos en el momento en que nos ocurre, pero que nos servirá para decidir si nos bajamos o no en las siguientes paradas.

En definitiva, en nuestra vida decidimos nosotros, porque tenemos la capacidad de elegir transformarnos, y en nuestra mano está hacer uso de ella.

Como dice Harold Macmillan, “Deberíamos usar el pasado como trampolín y no como sofá”.

 

Yo soy Yo, Tú eres Tú

Tú eres tú

Terminamos el fin de semana con esta interesante cita de Fritz Perls.

¿Cuántas veces hemos intentado cambiar por complacer al otro? o ¿Cuántas veces hemos tratado de que el otro cambie para amoldarse a la idílica imagen que de él/ella habíamos creado en nuestra mente? ¿Ha funcionado realmente alguna vez? Da que pensar…

Tanto si pretendemos renunciar a una parte de nuestra esencia por agradar a otra persona, como si lo que queremos es que ella renuncie a una parte de su ser, entonces, ¿a quién estamos queriendo? y ¿A quién deseamos que quieran? Conviene plantearse esta cuestión de vez en cuando.

¿Quiere decir todo esto que no debemos cambiar cuando decidimos compartir nuestra vida, de manera que sea, con otra persona? Por supuesto que no. El error viene de la renuncia a una parte esencial de nuestro ser, puede ser el más mínimo detalle, pero es algo que nos define como únicos en el mundo. Si la persona que llega a nuestra vida lo hace para ayudarnos a sacar la mejor versión de nosotros mismos, esa que ni siquiera nosotros conocíamos, esa que permanecía oculta en un cajoncito que no nos decidíamos a abrir, bienvenida sea.

Cuando se quiere a alguien, se le quiere como un todo, con sus luces y sus sombras, en sus días grises y en sus días de colores, como realmente es.

Tú eres tú y yo soy yo, y quizás juntos descubramos quienes verdaderamente somos. Quién sabe.

The Gift (El regalo): un corto para reflexionar

Este corto nos muestra la importancia de saber conservar nuestra propia individualidad, de ser los capitanes de nuestras vidas y no dejar que nadie nos quite ese papel, que solamente nosotros podemos asumir.

Por otro lado, también nos enseña que esto es compatible con compartir nuestro mundo con aquellas personas que quieran caminar a nuestro lado, ofrecernos una parte de ellos y aceptar la que nosotros les queramos regalar, teniendo presente siempre que cada uno será el protagonista de su propio cuento.

La existencia no admite representantes

Somos los arquitectos de nuestra vida, inventores de nuestro camino, escritores de nuestra historia, pilotos del cohete estelar que nos llevará hasta donde queramos llegar. Porque sólo nosotros podemos ser los reyes y reinas de nuestro universo, “la existencia no admite representantes”.La existencia no admite representantes

Cuando descubres que tú puedes ser el mejor

Como bien apunta Rafael Vidac, no necesitamos mendigar la aprobación de nadie cuando somos conscientes de que la que verdaderamente importa es la nuestra. Antes que la admiración de los demás, la que realmente nos nutre, nos da fuerzas y nos conecta con nuestro potencial personal, es la que nosotros mismos nos profesamos.

Cuando te das cuenta de que el amor que las personas de tu alrededor sienten por ti pasa primero por el que tú sientes por ti mismo, abandonas la necesidad de retenerlos en tu vida, disfrutas de la presencia de los que se quedan, y abres la puerta a los que prefieran salir.

 

Esta frase refleja el camino que debemos emprender cada uno de nosotros para atraer y consolidar relaciones sanas, y protegernos de la dependencia emocional que limita nuestras vidas.

amarse a uno mismo

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: