no-se-puede-encontrar-la-paz-evitando-la

A veces los miedos hacen que no queramos enfrentarnos a determinadas situaciones para evitar el dolor que podrían causarnos. Sin embargo, no parecemos darnos cuenta de todo lo que nos estamos perdiendo. Cada experiencia, por dolorosa que sea, conlleva un aprendizaje. En ocasiones no somos conscientes de él hasta tiempo después, cuando la tormenta que nos ha provocado parece haberse desvanecido al fin, y entonces somos capaces de ver las cosas con perspectiva. De lo que no cabe la menor duda es de que, como dice Virginia Wolf, “no se puede encontrar la paz evitando la vida”. Debemos armarnos de valor y sobreponernos a los miedos que nos impiden ver la luz al final del camino.

Anuncios